¿QUE ES EL CÁNCER?

El cáncer surge cuando las células de alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control. Aunque existen muchos tipos de cáncer, todos comienzan debido al crecimiento sin control de las células anormales.

Las células normales del cuerpo crecen, se dividen y mueren en una forma ordenada. Durante los primeros años de vida de una persona, las células normales se dividen con más rapidez hasta que la persona alcanza la edad adulta. Posteriormente, las células normales de la mayoría de los tejidos sólo se dividen para reemplazar las células desgastadas o moribundas y para reparar las lesiones.

Debido a que las células cancerosas continúan creciendo y dividiéndose, son diferentes de las células normales. En lugar de morir, viven más tiempo que las células normales y continúan formando nuevas células anormales.

Las células cancerosas surgen como consecuencia de daños en el ADN (DNA, en inglés). Esta sustancia se encuentra en todas las células y dirige sus funciones. La mayoría de las veces en las que el ADN se daña, la célula muere o ésta puede reparar el ADN. En las células cancerosas el ADN no se repara.
Las personas pueden heredar ADN dañado, que es responsable de los tipos de cáncer hereditarios. Sin embargo, en muchas ocasiones el ADN de las personas se daña como consecuencia de alguna exposición ambiental como el fumar.

El cáncer usualmente asume forma de tumor. Algunos tipos de cáncer, como la leucemia, no forman tumores, sino que las células cancerosas afectan la sangre y los órganos que producen la sangre (la médula ósea, el sistema linfático y el bazo) y circulan a través de otros tejidos en los que se pueden acumular.

Las células cancerosas a menudo viajan a otras partes del cuerpo donde comienzan a crecer y a remplazar el tejido normal. Este proceso, llamado metástasis, ocurre a medida que las células cancerosas entran al torrente sanguíneo o a los vasos linfáticos de su cuerpo. Cuando las células de un tumor como el cáncer del seno se propagan a otro órgano como el hígado, el cáncer continúa llamándose cáncer del seno, y no cáncer del hígado.


Recuerde que no todos los tumores son cancerosos. Los tumores benignos (no cancerosos) no se propagan y, con muy raras excepciones, constituyen una amenaza para la vida. Los diferentes tipos de cáncer pueden comportarse de maneras diferentes. Por ejemplo, el cáncer del pulmón y el cáncer del seno son enfermedades muy distintas. Crecen a distinta velocidad y responden a distintos tratamientos. Esta es la razón por la cual las personas con cáncer necesitan un tratamiento dirigido a su tipo de cáncer en específico.

SUBIR

 

Tipos de cancer:

CERVICOUTERINO

CERVICOUTERINO

Este cáncer (también conocido como cáncer cervical) se origina en el tejido que recubre el cuello uterino. Este cáncer no se forma repentinamente. En sus inicios, algunas células comienzan a convertirse de células normales en células precancerosas y luego en cancerosas. Este proceso de cambio puede tomar varios años, aunque a veces sucede con mayor rapidez. Para algunas mujeres, estos cambios pueden desaparecer sin tratamiento alguno. Sin embargo, lo más común es que se requiera tratamiento para impedir que se conviertan en un verdadero cáncer.

FACTORES DE RIESGO

El factor de riesgo principal del cáncer del cuello uterino es la infección con el virus del papiloma humano (VPH por sus siglas). Los virus del papiloma humano son un grupo de más de 100 tipos de virus que pueden causar verrugas. Algunos tipos del VPH pueden causar verrugas genitales. Otros tipos, sin embargo, causan cáncer del cuello uterino. A éstos se les llama VPH de "alto riesgo". Este virus se puede transmitir de una persona a otra durante las relaciones sexuales.

El sostener relaciones sexuales sin protección, especialmente a una edad temprana, hace que sea más probable infectarse con el virus de VPH. Además, las mujeres que tienen muchas parejas sexuales (o que han tenido relaciones sexuales con hombres que, a su vez, han tenido muchas parejas) tienen un riesgo mayor de contraer VPH.

Las lesiones precancerosas del cérvix así como las fases más tempranas del cáncer, generalmente, no causan ningún síntoma. Sólo se detectan si la mujer acude regularmente a su ginecólogo y se realiza un estudio específico para detectar dichas lesiones (test de Papanicolau).
Cuando el tumor está más avanzado, los síntomas que con mayor frecuencia aparecen son los siguientes:

Hemorragia vaginal anormal: esta hemorragia aparece entre reglas o tras las relaciones sexuales. En mujeres menopáusicas cualquier sangrado vaginal debe ser consultado con el ginecólogo.

El dolor o las molestias durante las relaciones sexuales indican la existencia de problemas que deben ser consultados.

La mayoría de los cánceres del cuello uterino pueden prevenirse. Existen dos maneras para prevenir esta enfermedad. La primera consiste en prevenir los pre-cánceres, lo que se logra mejor evitando los factores de riesgo. Las mujeres jóvenes pueden retrasar el inicio de las relaciones sexuales hasta que sean mayores. Las mujeres de todas las edades pueden protegerse contra el VPH si tienen pocas parejas sexuales y si no tienen sexo con personas que hayan tenido muchas parejas. El VPH no siempre produce verrugas u otros síntomas, por lo que es difícil saber si alguien está infectado. Cuando se usan correctamente, los condones proveen cierta protección contra el VPH, y también ayudan a proteger contra el SIDA y otras enfermedades.

Actualmente existen vacunas que pueden proteger a las personas contra el VPH. Hasta el momento, las vacunas que protegen contra ciertos tipos de VPH han mostrado ser eficaces en la prevención de la mayoría de las verrugas genitales. Actualmente las vacunas solo se usan para prevenir, no para tratar, una infección con VPH.

SUBIR

 

COLON

COLON

El cáncer de colon y recto se origina en el colon o el recto, que son parte del sistema digestivo, también es conocido como aparato gastrointestinal (GI). En la mayoría de los casos, éste tipo de cáncer tarda algunos años en formarse y primero se presenta un crecimiento de tejido o tumor al que se le denomina pólipo o adenoma no canceroso. Esto no es más que una masa de consistencia blanda que puede convertirse en cáncer. Una vez que se considera su existencia, es porque las células localizadas en esta zona se vuelven anormales y se dividen sin control y desordenadamente, para invadir y destruir el tejido que se encuentra alrededor de ellas. Cabe destacar que también pueden expandirse y formar nuevos tumores en otras partes del cuerpo.

FACTORES DE RIESGO

Los factores de riesgo que se relacionan con el cáncer de colon, en parte tienen que ver con el estilo de vida del paciente, específicamente dietas ricas en carnes rojas y en grasa animal, así como la inactividad, factores que favorecen el desarrollo estreñimiento, lo que hace que las heces fecales permanezcan en el cuerpo por más tiempo. Esto ocasiona además un efecto de irritación en la capa interna del colon, lo que origina que existan más agentes carcinógenos que son producto de la descomposición de los alimentos.

La genética es otro punto de atención hacia el padecimiento. La condicionante del antecedente familiar debe ser considerada desde el momento en que los familiares de una persona con este padecimiento (padres, hermanos o hijos) pueden estar en riesgo de presentarlo. Especialmente si sucedió en una etapa joven. También se considera la opción cuando más de un familiar tiene antecedente de esta enfermedad.

SINTOMAS

La mayor parte de las personas que son diagnosticadas con cáncer de colon y recto, presentan los siguientes síntomas:

• Cambios en la evacuación por varios días con características como diarrea, estreñimiento o adelgazamiento del excremento.
• Sensación persistente de defecar que no desaparece aún después de haber evacuado.
• Sangrado rectal o en las heces fecales
• Calambres o dolor abdominal constante
• Debilidad y cansancio

Es necesario tomar en cuenta que no todos los pacientes presentan estos síntomas, incluso hay quienes no presentan signo alguno que indique la presencia de una enfermedad. Por ello se realizan diversos estudios para llegar al diagnóstico.

SUBIR
LINFOMAS

LINFOMAS

Hay dos tipos principales de linfoma: linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin (LNH). En este caso, su padecimiento es linfoma no Hodgkin y este a su vez se clasifica en dos categorías:

LINFOMA NO HODGKIN

DE ALTO GRADO O AGRESIVO

Se dice que un linfoma no Hodgkin es agresivo cuando las células se dividen y crecen rápidamente. Aunque el término de alto grado puede alarmar, esta enfermedad tiene la capacidad de responder muy bien al tratamiento y muchas personas logran curarse completamente si se detecta y recibe tratamiento a tiempo.

LINFOMA NO HODGKIN

DE BAJO GRADO O INDOLENTE

En este tipo de linfoma las células se dividen lentamente; esto significa que el linfoma puede tardar mucho tiempo en desarrollarse y se convierte en una enfermedad larga o crónica, en ocasiones es activo y en otras no; es por eso que algunos médicos buscan controlarlo en lugar de curarlo. Muchas veces, los pacientes que tienen linfoma no Hodgkin de bajo grado pueden estar bien por mucho tiempo y no presentar ningún tipo de problema ni requerir tratamiento, pero se pueden transformar en ocasiones en linfoma agresivo, es por eso que un linfoma indolente debe ser vigilado muy de cerca.

FACTORES DE RIESGO

Es muy difícil prevenir la aparición de los linfomas ya que en la mayoría de los casos se ignora su verdadera causa. Sin embargo, los especialistas señalan que existe mayor riesgo de contraer linfoma no Hodgkin si:

Antecedentes Familiares; Aunque no se ha definido una relación hereditaria directa.
Existencia de una enfermedad Inmuno -deficiente; Por ejemplo VIH/SIDA.
Antecedentes de trasplante de Órgano; Antecedentes de cualquier tipo de trasplante de órgano
Exposición a Sustancias Químicas; Hay o hubo exposición a sustancias químicas como pesticidas, fertilizantes o solventes.
Desarrollo de Virus; Si se han desarrollado virus como Epstein Barr, SIDA, hepatitis C o el virus linfotrópico T humano tipo 1.
Infección por Bacterias; Si existe infección por algún tipo de bacteria como Helicobacter pylori y no se ha tratado
•El factor hereditario no se considera como determinante para padecer linfoma, sin embargo se han detectado casos en que se desarrolla en personas con familiares que han presentado este padecimiento.

SUBIR

 

MAMA

MAMA

El cáncer de mama, junto con el cervicouterino, es el más común entre las mujeres mexicanas. Este se origina en el tejido mamario y al igual que otros cánceres, puede invadir y crecer hacia los tejidos que rodean el seno.

El cáncer de mama puede llamarse también cáncer de seno y es el crecimiento desordenado de células en las glándulas mamarias que generalmente se detecta como un bulto en el seno. Lo más recomendable para cualquier mujer es que periódicamente se practique el auto examen de seno y si presenta algunos factores de riesgo se realice exámenes clínicos de los senos.

FACTORES DE RIESGO

A ciencia cierta, aún no se sabe la causa que lo origina, sin embargo, hay algunos factores que debes considerar y que te servirán para prevenir esta enfermedad.

Género: El cáncer de seno ataca principalmente a mujeres y solo en un 1 por ciento a hombres.
Edad: El riesgo de padecer cáncer de seno aumenta con la edad. Cerca de 18% de los casos de cáncer de mama se diagnostican en las mujeres de 40 a 49 años de edad, mientras que alrededor de 77% de las mujeres con este tipo de cáncer son mayores de 50 años en el momento del diagnóstico. Aunque se han presentado casos en mujeres entre 20 y 30 años.

Factores Genéticos: Los que se heredan, se presentan cuando hay cambios en los genes del cáncer (BRCA o BRCA2). Éstos son dos genes, que hasta el momento los especialistas han identificado, tienen una relación muy estrecha con el padecimiento.

Antecedentes Familiares: El riesgo de cáncer de seno es más alto entre las mujeres cuyos familiares consanguíneos cercanos tienen esta enfermedad, por lo que el riesgo podría aumentar sí se tienen dos o más familiares con cáncer de seno o de ovario.
Algún familiar padeció cáncer antes de los 50 años de edad, ya sea en la rama materna o paterna. El riesgo es mayor si la madre o hermana tiene un historial de cáncer de seno.
Se tiene uno o más familiares con uno o dos cánceres (seno y ovario, o dos tipos diferentes de cáncer de seno).

Antecedentes personales de cáncer de seno: el riesgo de que aparezca un nuevo cáncer en otra parte del seno o en el otro seno aumenta de tres a cuatro veces en una mujer que ya tiene cáncer en un seno.

Periodos Menstruales: El riesgo aumenta sí los periodos menstruales comenzaron a una edad temprana (antes de los 12 años) o la menopausia se presentó tardíamente (después de los 50 años).

Mujeres que no han tenido hijos: El riesgo es ligeramente mayor en mujeres que no han tenido hijos o aquellas que tuvieron su primer hijo después de los 30.

Uso de anticonceptivos orales: Las mujeres que usan anticonceptivos orales tienen un riesgo ligeramente mayor de padecer cáncer de mama que las que no.

Alcohol: La ingestión de bebidas alcohólicas está asociada a un ligero aumento en la posibilidad de padecer esta enfermedad.

Obesidad y dietas con alto contenido en grasas: La obesidad (exceso de peso) aumenta el riesgo, especialmente en las mujeres que han pasado por la menopausia. El exceso de tejido adiposo aumenta los niveles de estrógeno e incrementa la probabilidad de padecer cáncer de mama.

 

SÍNTOMAS

Durante las primeras fases de la enfermedad se presenta una nudosidad o endurecimiento en una zona del pecho acompañada de una sensación de tensión o pesadez.

La mayoría de las mujeres no presentan dolor, o algún otro síntoma de alteración del estado de salud y se encuentra bien en el momento del diagnóstico. Raramente, hay retracción y salida del líquido del pezón, pero es importante considerar este factor.

En fases más avanzadas de la enfermedad, los síntomas son muy variados y dependen del tamaño y extensión del tumor, el cual en esta etapa será claramente palpable en la zona afectada e incluso los ganglios de las axilas pueden estar aumentando de tamaño.

Las señales de alerta son:
•Una masa, bolita dura o engrosamiento en cualquier parte del seno o en el área de la axila.
•Cambio en el tamaño o la forma del seno, hoyuelos o arrugas en la piel del seno.
•Hinchazón, enrojecimiento o calentamiento del seno que no desaparece.
•Dolor en una parte del seno que no cambia con su ciclo menstrual.
•Retracción en el pezón o cualquier otra parte del seno.
•Secreción del pezón que comienza repentinamente y aparece solo en uno de los senos.
•Picazón, llaga o área escamosa en uno de los pezones.

SUBIR


OVARIO

OVARIO

El cáncer ovárico es el cáncer que se origina en los ovarios, el par de órganos reproductores femeninos localizados en la pelvis.. El cáncer ovárico ocurre cuando las células en el ovario se vuelven anormales y se dividen sin control u orden. Las células cancerosas pueden invadir y destruir el tejido a su alrededor. También pueden separarse del tumor y extenderse para formar nuevos tumores en otras partes del cuerpo.

FACTORES DE RIESGO

Las causas exactas del cáncer ovárico se desconocen. Sin embargo, los estudios demuestran que los siguientes factores pueden aumentar la probabilidad de desarrollar esta enfermedad:

Historial familiar: Las parientes de primero grado (madre, hija, hermana) de una mujer que ha tenido cáncer ovárico tienen un mayor riesgo de desarrollar este tipo de cáncer. El riesgo es especialmente alto si dos o más de las parientes de primero grado de una mujer ha tenido la enfermedad. Una historia familiar de cáncer del seno o del colon también es asociada con un mayor riesgo de desarrollar cáncer ovárico.

Edad: La probabilidad de desarrollar cáncer ovárico aumenta a medida que la mujer envejece. La mayoría de los cánceres ováricos ocurre en las mujeres mayores de 50 años de edad, con más riesgo para las mujeres mayores de 60 años de edad.

Maternidad: Las mujeres que nunca han tenido hijos tienen más probabilidades de desarrollar cáncer ovárico que las mujeres que los han tenido. De hecho, entre más hijos se ha tenido, menor la probabilidad de desarrollar cáncer ovárico.

Historial personal: Las mujeres que han tenido cáncer del seno o del colon, tienen mayor probabilidad de desarrollar cáncer ovárico que las mujeres que no han tenido estas enfermedades.

Medicamentos de fertilidad: El tratamiento de fertilidad con ciertos medicamentos que activan la ovulación está asociado con una probabilidad, superior al promedio, de desarrollar cáncer ovárico.

Talco: Algunos estudios sugieren que las mujeres que han usado talco en el área genital durante muchos años puedan tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer ovárico. Sin embargo, se necesita más investigación para comprender este posible factor de riesgo.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

El cáncer ovárico por lo general no muestra ninguna señal obvia o síntomas hasta que está avanzado su desarrollo. Las señales y síntomas de cáncer ovárico pueden incluir:

•Incomodidad abdominal general o dolor (gases, indigestión, presión, hinchazón, inflamación, calambres).
•Náuseas, diarrea, estreñimiento, o el orinar frecuente.
•Pérdida de apetito.
•Sensación de llenura aun después de una comida ligera.
•Ganancia o pérdida de peso sin justa causa.
•Sangrando anormal de la vagina.

SUBIR

 

PROSTATA

PROSTATA

El cáncer de próstata se produce cuando sus células mutan y comienzan a multiplicarse descontroladamente. Éstas células podrían propagarse (metástasis) desde la próstata a otras partes del cuerpo, especialmente los huesos y los ganglios linfáticos. El cáncer de próstata puede causar dolor, micción dificultosa, disfunción eréctil, entre otros síntomas.

FACTORES DE RIESGO

Aunque todavía no entendemos completamente las causas del cáncer de la próstata, los investigadores han encontrado varios factores que aumentan el riesgo de contraer esta enfermedad.

Edad: La probabilidad de padecer de cáncer de la próstata aumenta rápidamente después de los 50 años de edad. Más del 65% de todos los cánceres de la próstata se encuentra en hombres mayores de 65 años. Aún no se sabe por qué aumenta el riesgo con la edad.

Raza: El cáncer de la próstata es aproximadamente 60% más frecuentemente en los hombres de raza negra que en los hombres de raza blanca. En comparación con los hombres de otras razas, los hombres de raza negra tienen más probabilidades de que se les diagnostique el cáncer en una etapa avanzada. Los hombres de raza negra tienen más del doble de probabilidades de fallecer debido al cáncer de la próstata que los hombres de raza blanca. No están claras las razones de estas diferencias raciales.

Origen: El cáncer de la próstata es más común en América del Norte y en el noroeste de Europa. Es menos frecuente en Asia, África, América Central y América del Sur. No se conoce bien la razón para esto, pero es probable que se deba por lo menos parcialmente a diferencias en la frecuencia de las pruebas del PSA.

Antecedentes familiares: Parece ser que el cáncer de la próstata tiene mayor ocurrencia en algunas familias, lo cual sugiere un factor hereditario o genético. Si el padre o el hermano de un hombre desarrolla cáncer de la próstata, se duplica el riesgo de que este hombre contraiga la enfermedad. (El riesgo es mayor para un hombre con un hermano afectado que para un hombre cuyo padre ha tenido este tipo de cáncer). El riesgo sigue siendo mayor en el caso de los hombres que tienen varios familiares afectados, particularmente si tales familiares eran jóvenes en el momento del diagnóstico.
Los científicos han descubierto varios genes hereditarios que parecen aumentar el riesgo de cáncer de la próstata, pero probablemente son sólo responsables de una pequeña fracción de los casos. Todavía no están disponibles las pruebas genéticas para estos genes.

Alimentación: Los hombres que comen grandes cantidades de carnes rojas o consumen muchos productos lácteos con mucha grasa parecen tener una probabilidad mayor de contraer el cáncer de la próstata. Estos hombres también tienden a comer menos frutas y verduras. Los médicos no están seguros de cuál de estos factores es responsable del aumento en el riesgo. Algunos estudios han sugerido que los hombres que consumen una gran cantidad de calcio (a través de dietas o suplementos) pueden tener un riesgo mayor de contraer un cáncer de la próstata avanzado. Sin embargo, la mayoría de los estudios no ha encontrado tal asociación con los niveles de calcio comúnmente consumidos en una dieta regular. Es importante indicar que se sabe que el calcio proporciona otros beneficios importantes a la salud.
Inactividad física y sobrepeso u obesidad: Algunos estudios han sugerido que la actividad física regular y mantener un peso saludable puede ayudar a reducir el riesgo de contraer o morir de cáncer de próstata, aunque esta asociación no está clara.

Vasectomía: Algunos estudios preliminares sugirieron que los hombres que se han sometido a una vasectomía (cirugía para volverse estériles) pueden tener un riesgo ligeramente mayor de cáncer de la próstata, pero no se ha encontrado una relación constante. Entre los estudios en los que se ha notado un aumento en el riesgo, algunos indican que el mayor riesgo es para los hombres que tenían menos de 35 años cuando se sometieron a una vasectomía.

SINTOMAS

El cáncer de la próstata en etapas iniciales generalmente no causa síntomas y se encuentra con más frecuencia mediante una prueba del PSA o un DRE. Algunos cánceres avanzados de la próstata pueden hacer más lento o debilitar el flujo urinario o hacerle sentir que necesita orinar con más frecuencia. Sin embargo, estas enfermedades no cancerosas de la próstata, como la hiperplasia prostática benigna (BPH), son la causa más común de estos síntomas.

Si el cáncer de la próstata se encuentra en una etapa avanzada, es posible que haya sangre en la orina (hematuria) o tenga dificultad para lograr una erección (impotencia). El cáncer de la próstata avanzado usualmente se propaga a los huesos, lo que puede causar dolor en la columna vertebral, las caderas, las costillas u otras áreas. El cáncer que se ha propagado a la columna vertebral también puede causar presión en los nervios espinales, lo que puede conducir a debilidad o adormecimiento en las piernas o los pies, o incluso pérdida en el control de la vejiga o los intestinos.

Otras enfermedades, sin embargo, también pueden causar muchos de estos mismos síntomas. Es importante que hable con su doctor si tiene cualquiera de ellos para que la causa pueda ser determinada y tratada.

SUBIR

 

PULMÓN

PULMÓN

Es el cáncer que se forma en los tejidos del pulmón, por lo general, en las células que recubren las vías respiratorias. Los dos tipos más importantes de cáncer de pulmón son el cáncer de pulmón de células pequeñas y el cáncer de pulmón de células no pequeñas. Estos tipos de cáncer se diagnostican con base en el aspecto que tengan las células bajo un microscopio.

Fumar puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón.

Fumar cigarrillos, pipas o cigarros es la causa más común del cáncer de pulmón. Cuanto más temprano una persona empieza a fumar, cuanto más a menudo fuma y cuantos más años fuma una persona, mayor es el riesgo de cáncer de pulmón. Si una persona deja de fumar, el riesgo disminuye con los años.

Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de una persona de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a presentar esa enfermedad; no tener factores de riesgo no significa que no se va a presentar esa la enfermedad.

FACTOR DE RIESGO

Aunque no se conoce con precisión la causa del cáncer de pulmón, este padecimiento está estrechamente relacionado con ciertos factores de riesgo, entre los que se encuentran los siguientes:
Exposición al humo indirecto: Si el paciente vive con fumadores, puede estar en peligro de padecer la enfermedad.

Exposición al radón: La exposición al radón (gas radiactivo que se encuentra en algunas viviendas) y al asbesto aumenta el riesgo. La contaminación del aire, como los gases de combustión de hidrocarburos, también puede ser un factor desencadenante.

Asbesto: Es el nombre de un grupo de minerales que existen como fibras en forma natural y se usan en algunas industrias. Las fibras de asbesto se dividen con facilidad; cuando las partículas son inhaladas, se pueden alojar en los pulmones y perjudicar las células.

Contaminación: Los investigadores han encontrado una relación entre el cáncer de pulmón y la exposición a algunos contaminantes del aire, como los productos que resultan de la combustión del diesel y otros combustibles fósiles.

Historial Familiar: Existe un mayor riesgo si un miembro de la familia ha tenido este tipo de cáncer.
Fumar cigarro: Sigue siendo uno de los factores principales vinculados con el cáncer de pulmón; sin embargo, también los no fumadores pueden padecer la enfermedad.

El tabaco contiene sustancias dañinas, llamadas carcinógenas, que perjudican las células de los pulmones. Con el tiempo, las células dañadas pueden hacerse cancerosas. La probabilidad de que un fumador desarrolle cáncer de pulmón está relacionada con la edad a la que empezó a fumar, el tiempo que ha fumado, el número de cigarrillos fumados al día y la fuerza con la que se inhala. Dejar de fumar reduce considerablemente el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

Exposición al humo de tabaco: La posibilidad de desarrollar cáncer de pulmón aumenta con la exposición al humo de tabaco en el ambiente que se produce cuando otra persona está fumando. Esta exposición se conoce como "fumar de segunda mano" o fumar en forma pasiva o involuntaria.

Enfermedades de pulmón: Algunas enfermedades de pulmón, como la tuberculosis (TB), aumentan las posibilidades de desarrollar cáncer de pulmón.

Aunque los investigadores siguen estudiando las causas del cáncer de pulmón y continúan buscando formas de prevenirlo, es sabido que la mejor forma de prevenir el cáncer de pulmón es dejar de fumar (o no empezar nunca).

SINTOMAS

Como es sabido, los cánceres de pulmón solo presentan sintomatología hasta que se propagan; por eso, cuando visite a su médico, debe informarle si ha notado algunos de estos síntomas:

• Tos seca y persistente
• Dolor en el tórax, que se intensifica con la respiración profunda
• Ronquera o disfonía (cambio en el tono de voz)
• Dolor en los hombros con adormecimiento en algunos dedos, con o sin párpado caído
• Pérdida de peso y apetito
• Saliva o flema con sangre o de color rojizo
• Dificultad para respirar
• Fiebre sin razón aparente
• Silbido de pecho
• Dolores de cabeza, cambios en la visión o el lenguaje
• Convulsiones

SUBIR
RECTO

RECTO

El cáncer del recto es una enfermedad por la cual se forman células cancerosas (malignas) en los tejidos del recto.

FACTOR DE RIESGO

Tener 50 años de edad o más.

Historial familiar:
de cáncer del colon o del recto

Historial personal: Historial personal de cáncer del colon, del recto, de ovario, del endometrio o de seno.

Historial de colitis ulcerativa (úlceras en el revestimiento del intestino grueso) o enfermedad de Crohn.

Ciertas condiciones hereditarias, tales como poliposis adenomatosa familiar y cáncer de colon hereditario sin poliposis (HNPCC; síndrome de Lynch).

SINTOMAS

Estos y otros síntomas pueden ser causados por cáncer del recto. Existe la posibilidad de que otras enfermedades ocasionen los mismos síntomas. Se debe consultar con el médico si se presenta alguno de los siguientes problemas:

•Cambio en los hábitos de deposición.
•Sangre en las heces (ya sea color rojo muy vivo o muy oscuro.
•Diarrea, estreñimiento, o sensación de que el intestino no se limpia completamente.
•Heces más delgadas de lo normal.
•Incomodidad abdominal en general (dolor frecuente ocasionado por gases, hinchazón, llenura o calambres).
•Perdida de peso sin razón aparente.
•Cansancio permanente.
•Vómito.

SUBIR
TESTÍCULO

TESTÍCULO

El cáncer de testículo es una enfermedad en la que las células se hacen malignas (cancerosas) en uno o en ambos testículos.

Dadas las características de las células del tumor, el cáncer de testículo puede clasificarse generalmente en dos tipos: seminoma y no seminoma. Los seminomas pueden ser uno de tres tipos: clásico, anaplásico o espermatocítico. Los tipos de tumores no seminomatosos incluyen el coriocarcinoma, carcinoma embrionario, teratoma y tumores de saco vitelino. Los tumores testiculares pueden contener células de seminoma y de no seminoma.

El cáncer de testículo afecta con más frecuencia a los hombres entre los 15 y 44(1) años de edad y es la forma más común de cáncer en hombres entre los 15 y 34 años de edad. Este tipo de cáncer es más común en hombres blancos, especialmente los de descendencia escandinava. La tasa de la ocurrencia de cáncer de testículo ha incrementado más del doble entre los hombres blancos en los últimos 40 años, pero apenas ahora está empezando a aumentar entre los hombres negros. No se conoce la razón por las diferencias raciales en la incidencia de este cáncer.

FACTORES DE RIESGO

Testículo sin descender (Criptorquidia): Normalmente, los testículos descienden del vientre hasta el escroto antes del nacimiento. Los hombres con un testículo que no bajó al escroto tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de testículo. No hay cambio en el riesgo ni siquiera después de haberse realizado la cirugía para colocar el testículo en el escroto. El riesgo mayor se aplica a ambos testículos.

Anormalidades congénicas: Los hombres que nacen con anormalidades en los testículos, pene o riñones, así como los que tienen hernias inguinales (hernia en la ingle, donde se junta el muslo con el vientre) pueden tener un riesgo mayor.

Cáncer de testículo previo: Los hombres que han tenido con anterioridad cáncer de testículo tienen un riesgo mayor de padecer cáncer en el otro testículo.

Antecedentes familiares: Cuando existen antecedentes familiares de cáncer de testículo el riesgo es mayor.

Edad: Aunque este cáncer puede afectar a los hombres de cualquier edad, el 90% de los cánceres de los testículos se presenta entre los 20 y 54 años de edad.

SINTOMAS

Los testículos, como cualquier otra parte del cuerpo, pueden verse afectados por ciertas condiciones y enfermedades que pueden generar síntomas. Los síntomas y signos más comunes en los testículos y el escroto son:
•Un bulto que no duele o inflamación en cualquiera de los testículos
•Dolor o molestia en un testículo o en el escroto
•Cualquier engrandecimiento de un testículo o cambio en cómo se siente
•Una sensación de pesadez en el escroto
•Un dolor sordo en el abdomen inferior, espalda o ingle (el área donde se junta el muslo con el vientre)
•Una acumulación repentina de fluido en el escroto
•Algunas condiciones que afectan los testículos también pueden causar una sensación de pesadez o dolor en la región baja del abdomen, o incluso puede causar náusea y vómito.
•El cáncer es una posible causa de los síntomas testiculares, pero estos síntomas son causados con más frecuencia por infecciones, lesiones, u otra cosa.
•Es importante informar a su médico en cuanto note cualquier cambio en sus testículos, para encontrar la causa y si es necesario, que reciba tratamiento. Otras condiciones (a parte del cáncer) que afectan a los testículos aún pueden ser graves y requerir tratamiento.

 

SUBIR

PREVENCIÓN

Prevenir, es tomar acciones directas para reducir las posibilidades de desarrollar cierta enfermedad, en este caso nos enfocaremos en el cáncer.

Aun actualmente no se conocen cuales son las causas exactas por las cuales se desarrolla el cáncer, aunque cada día los médicos y científicos entendemos mas este proceso, aun quedan muchas preguntas sin responder.  Sabemos que existen factores de riesgo, pero que es un factor de riesgo?, es cualquier circunstancia o situación que aumenta las posibilidades de una persona de contraer una enfermedad, por lo que más adelante hablaremos de algunos factores de riesgo en general para prevenir el desarrollo de ciertos canceres.

Otro aspecto muy importante en el pronóstico y evolución de la enfermedad, es la detección temprana, es decir, algunas veces no podemos evitar que se desarrolle el cáncer, lo que podemos hacer es detectarlo a tiempo, ya que la gran mayoría de los canceres cuando son detectados tempranamente tienen altas posibilidades de curación. Por lo que es de suma importancia hablar de los métodos que existen actualmente para detectar oportunamente el cáncer.

Muchos de los canceres que se desarrollan actualmente están en relación a nuestro estilo de vida, y estos estilos de vida están cambiando dramáticamente en los últimos años, a continuación mencionaremos algunos de ellos:

La alimentación tiene un papel muy importante en el origen y desarrollo de algunos canceres como cáncer de colon, cáncer de mama, etc.

Mantener una dieta equilibrada y balanceada nos permitirá mantenernos saludables, en los últimos años el porcentaje de obesidad en niños y adultos se ha incrementado alarmantemente; esto se debe al cambio de alimentación con dietas en las cuales se consume mayor cantidad de grasas, carbohidratos.

También se dedica más tiempo a estar enfrente de una computadora o de la televisión, en lugar de salir a pasear en bicicleta o salir a un parque, esto es de suma importancia ya que la obesidad y la inactividad física son responsables de un 20-30% en la incidencia de los canceres, por eso nadie es demasiado joven o demasiado viejo para obtener los beneficios de hacer ejercicio, es recomendable practicar al menos 4 hrs de ejercicio durante la semana.

El consumo de alcohol puede derivar en problemas serios a la salud, entre ellos psicológicos, sociales, enfermedades como cirrosis hepática, daño al páncreas, pero también ha sido asociado con varios tipos de cáncer. Es importante mencionar que el metabolismo de hombres y mujeres es diferente, por lo que se considera que beber con moderación en personas adultas y sanas es consumir como máximo dos unidades de alcohol al día en el hombre y uno en el caso de las mujeres.

El tabaquismo,el consumo de tabaco a variado a través de la historia, antes de la industrialización del tabaco eran esporádicos los casos de cáncer pulmonar, al industrializarse el tabaco se fue incrementando el número de casos de cáncer de pulmón, hasta llegar a ser en este momento la primera causa de muerte por cáncer.

Dentro de los cambios que han existido en la historia  se encuentra el hecho de que antes de los 70's no era frecuente que la mujeres fumaran; posteriormente se fue incrementando el consumo de tabaco en las mujeres y por consecuencia el número de casos de cáncer de pulmón en mujeres.
Desafortunadamente 500 jóvenes se inician por día, y actualmente existen en el mundo más de 1,000 millones de fumadores, y más de la mitad de ellos morirán por su hábito de fumar. Es importante mencionar que el tabaquismo no solamente está relacionado con el cáncer de pulmón sino con la gran mayoría de los canceres entre ellos, mama, esófago,  etc., además de producir daños importantes en arterias, pulmón, que van a provocar enfermedades crónicas que deterioraran la calidad de vida de las personas.

Y nunca olvidar a nuestros pequeños que llegan a ser fumadores pasivos por el hábito de fumar de las personas mayores, que en teoría tendríamos que cuidarlos y les causamos daño con cada cigarrillo que fumamos enfrente de ellos.
Otro aspecto importante que nuestro de estilo de vida está afectando es al medio ambiente,  estamos provocando un daño a nuestro planeta que por ende  empieza a causar daños a nuestra propia salud.

Por dar un ejemplo nos enfocaremos en uno de los tipos de cáncer de piel el melanoma el cual ha tenido un incremento del 6% anual, esto en gran parte es por la exposición a rayos ultravioleta.

Por lo que actualmente debemos tener precauciones al estar expuestos al sol, como utilizar bloqueador solar, ropa que cubra la mayor parte del cuerpo, sombreros y lentes.

Asimismo, debemos empezar a tomar acciones para ayudar a la recuperación del nuestro planeta, como empezar a reciclar en nuestro hogar.

•Así que dentro de los cambios de estilo de vida que podemos empezar a realizar son:
•Tener una dieta variada y balanceada
•Hacer ejercicio diariamente
•Disminuir o evitar el consumo de alcohol
•Evitar tabaquismo
•Educar a nuestros a niños y  jóvenes para evitar empiecen a fumar.

SUBIR

¿COMO CUIDARME?

ATENCIÓN EN NUTRICIÓN

Sabemos que las alteraciones en la nutrición son un problema frecuente en el paciente con cáncer, y que a su vez estas alteraciones repercuten de forma importante en la calidad de vida del paciente, es por ello que en el Centro Oncológico se reconoce la importancia de esta situación y cuenta con un área específica de Nutrición Clínica en la que se evalúa con una visión médica, el estado nutricional del paciente desde el inicio del tratamiento y a lo largo del mismo a fin de detectar y tratar en forma oportuna cualquier alteración que se presente.

En muchos pacientes los efectos de la enfermedad y/o los tratamientos recibidos dificultan la capacidad de comer adecuadamente, lo cual genera riesgo importante de malnutrición. Por lo cual el estado nutricional debe ser evaluado y cuantificado desde la primera visita del paciente y vigilado durante todo el proceso terapéutico.

OBJETIVOS DE LA ASESORÍA NUTRICIONAL

• Evaluación nutricional y seguimiento adecuado.
• Entrega de guías alimentarias de acuerdo a los requerimientos del paciente y de los efectos provocados por el tratamiento.


ATENCIÓN EN PSICOLOGÍA

Estamos convencidos de que una actitud de bienestar tiene un impacto positivo en los tratamientos oncológicos. Por tal motivo, contamos con apoyo psicológico por parte de especialistas experimentados en enfermedades degenerativas y terminales.

El servicio de psicología ofrece:
• Terapias grupales e individuales para el paciente y sus cuidadores.
• Servicios de Tanatología.
• Apoyo psicológico para el paciente y su cuidado durante y después del tratamiento

SUBIR

ayudaAYUDA

En el Centro Oncológico de Chihuahua estamos siempre pendientes de nuestros pacientes, por lo que buscamos ante todo su bienestar. Si tienes dudas o preguntas en cómo vencer al Cáncer, no dudes en comunicarte con nosotros.

Llámanos, escríbenos o visítanos para más información:
Tel.: +52 (614) 180-3800, Lada sin costo: 01 (800) 837-2656, Internacional: 1 (877) 221-7152
Email: informes@cochihuahua.com
Dirección: Hacienda de la Esperanza No. 6304, Fracc. Cima Comercial Chihuahua, Chih, México.

 

SUBIR

 


CONTACTO:
Nombre
Email
Teléfono (Clave larga distancia)
Comentario

VISITANOS:
Hacienda de la esperanza No.6304,
Fracc. Cima Comercial
Chihuahua, Chih., México.

LLAMA:
Tel.: +52 (614) 180-3800
Lada sin costo: 01 (800) 837-2656
Internacional: 1 (877) 221-7152

logo

Hacienda de la Esperanza No. 6304,
Fracc. Cima Comercial Chihuahua, Chih, México.
Tel.: +52 (614) 180-3800
Lada sin costo: 01 (800) 837-2656
Internacional: 1 (877) 221-7152